Críticas Rosa Maroto



MAROTOLAR

toros

Julia Sáez-Angulo

Mayo 2015

La Mirada Actual

07/05/15.- MarotoLar es el título de la exposición de la pintora Rosa Maroto en la sala de exposiciones del Ateneo de Madrid. La muestra, que permanecerá abierta hasta el 14 de mayo de 2015, es el trabajo continuado en la pintura durante los tres últimos años en su estudio.

Rosa Maroto (Madrid, 1966), que se licenció en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid, ya había expuesto en el Ateneo madrileño en marzo de 2012.

La trayectoria plástica de 40 años de Rosa Maroto ha pasado por la abstracción, el expresionismo y el “pop surrealista” en esta última exposición, en la que la autora da muestras de su gran colorismo y capacidad dibujística para plasmar una serie de personajes humanos de corte entre grafitero, cómic, dibujos animados y/o surrealistas.

Los temas abordados en la obra son diversos, desde la memoria, el Alzheimer, Caravagio, Aviso de película… Muy acertado “Andamio efímero”, cuadro en el que se ve una figura humana sobre el planeta Tierra; “No te preguntes por la belleza”, ante una rosa roja; “Del cine al juguete”; “Dignidad en guerra”; “Éxtasis artístico”, con Rothko por medio… “Memoria de la eternidad o el arte de la memoria” dice uno de los textos del catálogo de la exposición.

Maroto se muestra en estos cuadros -todos ellos con pigmento acrílico, como es habitual en la pintora- como una narradora de historias. Unas cartelas escritas con cinco o seis líneas desarrollan el título para contar una historia de ficción y alguna real, que invitan al espectador a la lectura para seguir con ella el icono del cuadro.

Sus personajes tienen rostros futuristas, cabezas sin ojos y larga nariz, manos elefantiásicas y dedos prominentes con uñas…, sugerentes, divertidos o dramáticos según el tema representado del que la pintora quiere dejar constancia clara al colocar cartelas explicativas junto a los cuadros.

En suma, una exposición singular, de lenguaje fresco, joven, animada por una paleta que no tiene límites.

En otro orden de cosas, Rosa Maroto ha participado recientemente en el libro Dulcinea de ocho pétalos, editado por el Ayuntamiento de El Toboso. Su espléndido dibujo ha pasado al Museo Centro Cervantino del pueblo toledano.

Los B de M. Los Bacon de Maroto.

toros

Eduardo Jaúdenes de Salazar

Marzo 2012

DiarioNEWS. ARTENEWS.com.

Exposición de pintura de Rosa Maroto es de visita obligada para todos los amantes del arte.

Rosa Maroto es dueña del color en los fragmentos más sutiles y delicados, así como en los bellos y poderosos. Sus cuadros permiten lucirse al artista adecuadamente con su gran calidad. Posee un estilo vivo, que nos llena con una sola mirada y de expresión intensa. Sólida, con clase, segura y firme, la pintura no nos deja indiferentes, sus formas, sus colores nos conmueven, pintura de sentimientos, de sensaciones físicas. Globalmente en los cuadros hay belleza, poesía y buen hacer creativo. La visión de las obras nos llega de la vista directamente al corazón. Nos gusta esta obra porque en ella hay claridad de conceptos que se saben plasmar con eficacia, gracias a un dominio del color y la forma inatacable.

“Suerte de Azar”.

toros

AAVV

Abril 2009

Aranjuez Información y Servicios.

La artista madrileña presenta en el Centro Cultural Isabel de Farnesio, en la sala Juan de Villanueva, la obra pictórica “Suerte de azar” con la premisa: ¿Qué harías si te tocara la lotería?, ¿Qué sueño realizarías? Rosa Maroto asegura que ha realizado una encuesta a un centenar de personas sobre este particular. “cada una tenia su sueño, pero todos coincidían en repartir; es como que el alma humana todavía no se ha corrompido del todo… y eso me alienta”. Rosa Maroto se hizo estas preguntas después de que, hace un par de años, el azar quiso que llegaran a sus manos cientos de billetes de lotería nacional. Y según cuenta, los utilizó como soporte artístico, mezclándolo con su lenguaje pictórico, que está evolucionando hacia un lenguaje callejero. Son piezas de diferentes formatos realizados sobre DM, que nos harán reflexionar sobre la suerte y el azar.

Rosa Maroto, “Memento Mori”.

toros

Juan Antonio Tinte

Junio 2008

El Punto de las Artes.

Bajo el titulo “Memento mori” la pintora presenta un conjunto de obras dedicadas al toro en su naturaleza y fisonomía sin los acordes relacionados de la fiesta como telón de fondo. Aún así, las perspectivas, los arranques, los giros y ademanes corporales del animal parecen indicarnos esos lances toreros presentes a modo de ausencia sólo pertenecientes a él, intuidos en el trapio que Rosa Maroto imprime con enjundia denominada en la realidad de la tragedia en la que el toro es sujeto.

Derivado de ello, la artista maneja la figura en su corporeidad activa, recorriendo una diversidad de escenarios pictóricos que marca un territorio de contrastes frente a la movilidad del animal. Así, el dibujo base recorre el vacío de los fondos amparados en un particular estatismo casi racional y fragmentado, agilizando el trazo que da forma y soporta la poderosa expresividad de los cromatismos que materializan el imaginario. Un excelente trabajo éste de Rosa Maroto, que interpreta con soberbia plasticidad y apasionamiento estético, a expensas del fragor que el propio ausente inspira y a la que el artista parece haberse arrimado y hasta internado, dejando sobre el soporte la estela de sus pinceles desarrollándose, en onomatopéyica continuidad, mas allá del limite dende se presente el limite que da forma a la geografía del animal.

Rosa Maroto, “Todos podemos todo”.

Caja Murcia

Amalia García Rubí

Junio 2006

El Punto de las Artes.

Un interesante homenaje a la pintura en estado puro, donde automatismo y racionalidad se dan la mano para reconvertir el éxtasis barroco original en otro paroxismo de tipo informalista. Porque aunque el nexo de unión con cierto expresionismo abstracto es una realidad candente en la obra de Rosa Maroto, no es menos verdad la singular atracción de la artista hacia otras sendas de eclecticismo visceral directamente relacionada con el lenguaje formal de la anti-forma contenida. Un prodigio de caligrafías que descubren lo sumergido en el inconsciente, aflorando en plena libertad de acción. La exposición “Todos podemos todo”, alude precisamente a esas “imperfecciones secretas”, en una especie de reafirmación colectiva-individual del ser uno e irrepetible, asumiendo nuestras propias carencias y excesos.

A Rosa Maroto, no le duelen las manos.

Caja Murcia

Julio César Abad Vidal

Marzo 2006

Catálogo Todos podemos todo.

Desde hace dos décadas, la obra de Rosa Maroto, formada académicamente e investigadora durante cierto tiempo de la práctica abstracta, se caracteriza por una figuración no naturalista y por una construcción dibujística muy sólida a la que en ocasiones acompaña un cromatismo libérrimo. Las criaturas que pueblan sus, si no nocturnos, al menos en su mayoría escenas de interior, carecen, pese a su nítido, exacerbado grafismo, de rasgos que les confieran una personalidad específica. Son manifestaciones más propiamente evocadoras de estados de ánimo que estudios pormenorizados de una situación o de un escenario. Carecen sus composiciones, mayoritariamente, de escena; sin embargo, presentan atributos que identifican a sus personajes con una acción determinada, lo que se constituye en una manifestación de su formación y su interés en el arte simbólico, desde el arte religioso, con la presencia de atributos elocuentes que identifican a los personajes, cuya relectura centra algunas de las series últimas de la autora, hasta el diseño, siendo confesa, por ejemplo, su admiración por el grafismo limpio, gamberro y ácido de Keith Haring.

La historia de las santas de la mano de Rosa Maroto.

Santas

Cristina Fernández

Marzo 2004

El Día de Toledo

Esta exposición ha sido elaborada durante dos años, en los que la temática es santas solo mujeres, “una exaltación de la santidad solo del sexo femenino”, aunque aclaró que no es ningún tema reivindicativo. Santas, por el paralelismo con los doce apóstoles y las doce santas, de ahí el numero, y además “hay una relación directa entre la vida del artista y la de las santas”. En la obra se ve el aislamiento, y también la luz tiene una gran fuerza, ya que para la santidad es muy importante, y para el pintor es una base de su trabajo.

Cada una de las doce santas que se muestra en los cuadros de Maroto “no esta tomado al azar cada una cuenta su historia”. Para poder realizar esta exposición la pintora se ha documentado en libros sobre la vida de las santas, y de sesenta santas seleccionó solo doce... En sus cuadros puede verse un punto común que es una figura humana en la que solo se ve el ojo y la nariz y una cara ovalada, y “muchos piensan que es la traslación de mi persona por tener la cara muy alargada”. En sus pinturas no hay bocas, porque cree que en el arte no se necesita comunicación verbal, solo visual.

“Imposible”, pinturas de Rosa Maroto.

munich

José Pérez Guerra

Marzo 2004

El Punto

En la pintura de Rosa Maroto (Madrid 1966), abierta hoy en la Drissien Kunstgalerie, de Munich, se plantea, con técnica depurada, un mundo interior que revierte y se torna cuestión de humanidad. Y es que la artista, licenciada en Bellas Artes, reflexiona, siente su pulso y sus impulsos para entrar en situaciones sentidas desde un concepto místico de la vida, con imágenes que se asoman a la superficie dentro de un planteamiento marcado por sus abstracciones.

Es profesional con muchos recursos, conoce los procedimientos y los aplica con esa sabiduría tesonera, incisiva en los dibujos y, como si se tratase de un vitral, abierta al más allá como si buscase la iluminación tonal, que se escucha y se afirma con la métrica de un poemario abierto a la ternura. Y en esa búsqueda de lo “imposible”, tratando alrededores desde el epicentro del pensamiento, se afana en coordinar los fragmentos de un existencialismo en el que el dolor y la alegría señalan el derrotero creativo.

Rosa Maroto. Doce Santas

Santas

Carlos Delgado

Abril 2004

El Punto

Las imágenes de esta exposición resultan intencionadamente pasionales y espirituales a un tiempo, poseedoras de un acertado equilibrio entre fuerza y belleza. Colorista en estado puro, para quien las formas identificables son un pretexto nada mas, Rosa Maroto ha desarrollado un sugestivo trabajo plástico donde los elementos formales no son el camino para acercarse con verismo a la realidad, sino una herramienta para investigar sobre la propia materia y sus posibilidades de representación.

Mundos Imposibles.

sombra

Marcos Ricardo Barnatán

Junio 2001

El Mundo, Metrópoli.

Esta nueva exposición individual en la galería Pierre Berna, Rosa Maroto se empeña en darnos su visión de las cosas imposibles. Y en el cabalgo de lo imposible incluye desde una vaca a lunares hasta un perro a cuadros, pasando por un matojo de pensamientos echándose la siesta. No se trata de títulos elegidos para llamar la atención sobre los cuadros desprovisto de significados, muy al contrario nuestra pintora quiere que sus imágenes imposibles respondan a las frases buscadas para identificarlos. El perro es un perro; la vaca, una vaca, y cundo cuando se dice lunares hay lunares.

La extrañeza, sin embargo, supera con amplitud lo estrictamente literario, la extrañeza esta sobre todo en la pincelada y el color nos desvelan. Esa belleza convulsa que vio André Bretón en unos cuadros de Picasso en el año 1925, y que evoco como la única posible medida de la belleza surrealista, o la que puede desprender una pintura de Otto Dix o de Francis Bacon, esta también presente en esas cosas imposibles, de un mundo que se hace posible por medio de los lienzos de rosa Maroto.

Algunas (im) precisiones sobre lo bello.

monja

Miguel Logroño.

Febrero 2000

Catálogo Cosas Imposibles

Aunque no sea capaz de explicármelo, entiendo – y acepto -, el sencillo gesto de normalidad con el que Rosa nos convoca a una exposición y nos oferta, en el territorio que le es propio, así pues, el de la pintura – no el de la filosofía, dijéramos, o el de la estética bufa de un teorético más bien cortito, y aburrido, que, ignorando la mayor, nos abruma con toda suerte de opúsculos por supuesto de retaguardia, que es el arcén al que van a dar los ancianos, tenebristas luchadores de las vanguardias -, nos invita Rosa Maroto, decía, a la lúcida comprensión en el plano de lo pictórico de situaciones en la ontología que harían temblar los cimientos del propio discurso de la metafísica.

El otro día, en su estudio, le indique a Rosa Maroto que la suya me parecía una “pintura bestia”. Y aceptó la consideración de buen grado, incluso con simpatía. No traté de ser original – qué horror, la originalidad-, sino de ser fiel a un reenvío de mí análisis. Expreso mi acepción de “pintura bestia” con un ánimo reduccionista prendado de admiración. La verdad es que, en ocasiones, los términos pierden sentido.

A tale from Spain.

ro

Mariano de Blas

Julio 1999

NY ARTS

Maroto is more than that: she struggles from pain to life. Her design, drawing and colour are striking elements to bring a sort of passion alive, into the surface not only of a canvas but Vulcan inside the feelings of very sensitive person. With Maroto there is not doubt, painting is still strong. I do not mean that Maroto is not an intellectual artist, because she is very conscious artist of the “up to the day” reality of art. She thinks all over again but she is able to feel a great deal too and such a talent is visible on her paintings. With Rosa Maroto we are in front of de best of the Spanish tradition of painting, strong colours, aggressive strokes, explosive composition, but I am not referring to the kind of Rubens, but the simple, direct Goya of the “Shooting of the 3rd of May”. That guy in the middle, with his hands up, I believes shouting to the world, can be shaken for good. Maroto travels, lives, in the good Old Spanish style; fighting

La lucidez de Rosa Maroto.

Imagenes Tabuladas

Carmen Pallares

Octubre 1997

ABC

El territorio creador de Rosa Maroto es, tanto de entrada como de salida, francamente bizarro. Me parece muy bien Maroto lleva a cabo en sus obras una interesantísima transposición de lo físico a lo anímico: la materialidad, la fisicidad, lo orgánico parecen corresponderle al animo, al aliento, a la vibración, al gesto en el espacio, a la identificación imperativa del deseo, y lo directamente físico no tiene apenas, por el contrario, soporte material. Interesantísimo en mi opinión. Estas obras requieren, como he dicho al principio, una contemplación activísima para entenderse con ellas; no admiten la pereza mental, la molicie espiritual, la fantasmagonia exclusiva de la razón lógica ni el dominio excesivo y nebuloso de las sensaciones. No son ni complacientes ni autocomplacientes, y no permiten ningún jugueteo desnatado, ni estética ni éticamente. El catalogo de la muestra es la reproducción del –cuaderno de campo- de esta colección. Muy útil para interesarse por las obras y por la autora de estas obras.

Rosa Maroto en la Diputación de Guadalajara.

bi

Francisco Vicent

Abril 1997

La Nueva Alcarria.

El expresionismo abstracto-figurativo de Maroto entraña un excepcional lirismo ejercitado temáticamente en figuras e instrumentos musicales, surgidos como consecuencia de un meditado trazo efectista a la mirada del contemplador. La cromática empleada en sus grandes formatos, compuesta de negros, ocres, marrones, grises y blancas, aparece muy equilibrada.

Rosa Maroto. Crónica de exposiciones.

posturas

Milagros López

Abril-Junio 1995

Arte Omega

Desde la reflexión y el análisis esta realizada la obra que Rosa Maroto (Madrid 1966), nos muestra ahora en la Galería Montalbán. “Posturas” es el nombre con el que la artista ha bautizado esta expresión que, siguiendo el criterio y la coherencia del pensamiento de Maroto, no solo refleja la exploración de las posturas en su acepción puramente física y corporal, como podría deducirse tras dar un primer vistazo a su obra, si no que expresan también posturas de pensamiento, de opinión y, en general, todas las acepciones de esta flexible palabra

A pesar de lo que pueda parecer, la pintura de Rosa Maroto es así porque responde a una profunda reflexión previa, a un análisis depurado de cuanto le rodea, a una contemplación pausada y razonada de todo aquello que puede despertar y absorber su delicada sensibilidad, que es mucho, por que también su sensibilidad como persona y como artista es mucha. Y es por eso que cuando comienza el proceso de creación esta tan convencida de lo que quiere expresar, lo ha meditado tanto, que es capaz de ejecutar con la rapidez que confiere la seguridad, con la espontaneidad de quien tiene las cosas muy claras, de quien no tiene que detenerse a pensar porque ese proceso ya lo ha llevado a cabo antes.

Narraciones Gestuales.

botella

José Manuel Álvarez Enjuto

Febrero 1995

Catálogo Posturas.

Tal es la presencia del muñecon; el relato, la ortografía, la palabra, el transito de Rosa Maroto. Y en este tiempo actual pretendido de innecesaria intelectualidad, de confusión dialéctica y obstrusos pensamientos donde la sencillez esta siendo sustituida por retórica barroca, las emociones por raciocinios pretenciosos cargados de verborrea epatadora y el arte pasa por ser sinónimo de filosofía y ensayo de biblioteca, respuesta única de investigador de universidad, la pintura de Rosa Maroto, solo es pintura, resulta una gracia de la mirada, un recreo a una imagineria icónica. Detenerte en ese laberinto gestual y cromático que organiza, proporciona la habilidad recuperadora de las, ahora arrinconadas y conservadas en naftalina, esencias implícitas y consubsustaciales de la pintura.

Cuando Rosa Maroto halla el muñeco (1985), un nuevo trazo dinámico y huidizo, insinuándose entre sí mismo, ocultándose en su propia apariencia, encontró el destino mas cierto, el lenguaje suyo, la manera de mostrarse. Desde ese cuerpo retorciéndose por el lienzo iba a registrar y a representar un incesante anhelo para disfrutar de cualquier instante, cualquier situación. Todo un repertorio icónico tendría lugar en ese espacio reflejo de los impulsos. A través de un recorrido de grandes variaciones sobre un mismo escrito iba a levantar sus preposiciones pictóricas.